martes, 17 de marzo de 2009

Saimaza

Fachada principal

Desde 1937, esta casa sevillana de la calle Goyoneta fué la sede social de la empresa de cafés Saimaza. Su fundador, Joaquín Sainz de la Maza, abrió su primera tienda en 1908 y veinticinco años más tarde ya figuraba como tercer importador nacional de café. Una vez fallecido éste, tomaron la dirección de la empresa sus hijos, Joaquín y José, que en 1982 inauguran una de las fábricas más modernas y de más avanzada tecnología de Europa, en la localidad de Dos Hermanas, Sevilla.

En 1983, deja de ser una empresa familiar -yo trabajaba en el estudio técnico de la empresa de publicidad que llevaba la cuenta- y pasa a manos de General Foods Corporation -a tomar por culo la cuenta-, que la mantienen hoy en día.

En la actualidad, lo que en su día fuera la sede de una de las empresas más importantes de Sevilla, sobrevive entre la soledad de unos muros que ya dejaron de oir sobre tratos y negocios cafeteros y que como muestra de la decoración al uso de la época, nos ha legado éstos formidables mosáicos de cerámica que adornan la fachada.



No sé dónde acabarán estos mosáicos cualquier día, porque, con y sin crisis, el negocio inmobiliario no entiende de sentimientos y puede terminar arrasando con éste icono de la historia del comercio de la ciudad, de la publicidad, de Sevilla y de los sevillanos. Ya lo veremos.

8 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Cuando llegué de Granada, viví cerca una primera temporada, junto a esa fachada.
Me llamaba la atención esa azulejería tan desconocida para mí y tan hermosa que se me hace dificil pensar que pudiera llegar a desparecer.
Esos tus dibujos también son publicables.
Buenasss noches.

Yandros dijo...

No pongas estas entradas a estas horas nocturnas que me han entrado unas ganas de tomarme un cafetazo...
En fin, un saludo, ahora se me ha quitado el sueño jajajaj
PD:Nostálgico y reivindicativo a la vez. Mola.

S. dijo...

Son preciosos mosaicos y sevilla está llenos de ellos.Me da mucha pena,que en algunos casos estén destrozados.Lo cierto es que tenemos mucha riqueza,y no hemos sabido aprovecharla ni conservarla.
Me gusta que hables de sevilla.La sangre tira...

Inga Luv dijo...

Detalles así, como esos, deberían formar parte del patrimonio cultural de un pueblo; no sólo por su valor artístico, más por el sentimental, porque habrán acompañado a miles de historias, de encuentros, de miradas, de paseos.

Al menos ahí queda tu homenaje.

Un saludo.

R. Laó dijo...

Miguel Angel, en aquellos tiempos no había ordenadores (¿nooooo?, ¿y cómo era la vida?, no me lo creo.) y casi no conservo nada que pudiera publicar, de todas meneras no estoy seguro de si es este blog el sitio para hacerlo. Todo se andará. Un abrazo.


Yandros, un cafelito sienta bien a cualquier hora, al menos para mi. Por eso lo tomo descafeinado. Gracias por venir.

S., en efecto mosáicos como éste los hay en cantidad en esta ciudad. A ver si traigo alguno más. Un beso.

Inga Luv, espero que no sea un homenaje de despedida. Gracias por pasar por aquí. Saludos.

Alisss dijo...

Ahora se porque me gusta tanto el café ;)
p.d que te lo tienes muy currao tu blog, me gusto lo del gadget :) y lo de la musica es lo maximo. MAESTROOO!!
Petonets :)

Jack Daniel's dijo...

Opongámonos, pues. No sé lo que me daría si pasase un día por esa calle y no estuvieran los azulejos.

Javi Kobe dijo...

Durante mi última estancia en Sevilla tomé esta fotografía del lugar:

http://www.motomachicakeblog.com/photoblog/?p=3358

Todo un icono. :-)

Saludos.