martes, 31 de marzo de 2009

Sabiduria popular

Estás avisado.

Hombre, uno ha visto muchas veces esos carteles que avisan de que te puedes manchar si tocas alguna cosa -me acuerdo de aquellos chistes del TBO en los que un señor se sentaba en un banco del parque recién pintado y se levantaba con el traje a rayas-, como aquéllos en que se pone "ojo pinta", en los que se aprovecha la composición que presentan las letras y se dibuja un puntito en cada una de las oes que los hace más llamativo y graciosos, pero avisar de que algo pincha me parece de lo más insólito ya que algo que pincha ya se ve sin necesidad de cartelitos. Cuando vi éste lo primero que pensé, y no me da corte decirlo, es que habían metido alfileritos por el revés de las zapatillas dejando las puntas por fuera para que cuando alguien las tocara se llevase el pinchacito. (¿Decíamos psicoanálisis?, pues ahí tenéis)

La cosa, como es normal, no pasaba de ser una broma de alguna dependienta con ganas de guasa. Claro que teniendo en cuenta que cosas más raras ya ha visto uno, pues ya casi no queda margen para la sorpresa. Por ejemplo, lo que le hicieron al pobre Daoiz, todo un héroe del 2 de Mayo, que se encontraba indefenso ante las cagadas de las palomas que pululan por los alrededores del monumento que Sevilla le dedicó a su memoria.

Cualquier resquicio que pudiera ser aprovechado por las palomas para posarse ha sido cubierto con púas de alambre hasta el punto que si la miras de cerca lo único que te llama la atención son los pinchos -no he podido tomar una foto de la cabeza, el móvil no da para tanto, pero os aseguro que es de risa-. Y las palomas picoteando por el suelo sin entender nada del desahucio.

(Las dos fotografías de los detalles: Anual. Wikimedia Commons)

El invento es, cuando menos, eficaz, aunque estéticamente deja mucho que desear, pero así es la sabiduría popular, ¿se arregló el problema? pues venga, a otra cosa.

13 comentarios:

S. dijo...

Yo también había pensado en los alfileritos!si es que cree el ladrón...
Odio a las palomas,son ratas voladoras(las veo e intento darles patás).Hay muchas personas que le echan de comer y se están convirtiendo en una plaga.
Las bolsas de plático en los balcones sí que son antiestéticos.
(Lo de las patadas,que quede entre tú y yo,no vaya a ser que haya por aquí algún miembro de WWF)
Un beso;)

M.A. dijo...

Jajaja...somos únicos para todo. Un pueblo que se conoce asímismo como nadie y que como nadie hizo virtud de la picaresca.
Saludos.
PD. Todas esas fotos serán recopiladas y publicadas. Seguro.

borraeso dijo...

Sin odiarlas, que a mi me caen muy bien, se habla de plaga de palomas... y se utilizan diferentes formas para evitar la agresividad de sus heces (capaz de descomponer piedra, cemento, ocasionar problemas con aires acondicionados y estructuras varias de nuestros pueblos y ciudades,...), además de transmitir enfermedades y portar parásitos...

Yo, prefiero el método del halcón peregrino, que, al menos, no daña el porte de nuestras estatuas... que este pobre Daoiz parece un alfiletero...

Hoy, por la calle he encontrado a una paloma literalmente pegada al asfalto (una laminita con plumas)... había sido atropellada una y mil veces... y no me ha gustado nada...

La solución? pinchos, rapaces, CD, jaulas, productos químicos, clases de educación sexual?

Un beso.

R. Laó dijo...

S., durante un tiempo estuve viviendo en un barrio en el que tuve que aguantar un poquito a las dichosa palomas, un día descubrí que habían puesto huevos en una jardinera del balcón. Valla rollo, se los comieron otras palomas!!.
Y sí, todo el mundo tenía bolsas en los balcones y ventanas, precioso vamos. Un beso.

R. Laó dijo...

Miguel Angel, ya te digo, hay mucho picaro suelto y en la literatura española no faltan ejemplos. Un abrazo.

R. Laó dijo...

borraeso, desde luego el halcón me parece la mejor opción, pero haría falta una flota bastante numerosa.

Lo que no me gusta nada es cuando uno va pasando y justo delante tuya levantan el vuelo dejándote el aleteo en las narices, qué asco!

Ahora que has enumerado los perjuícios que ocasiona voy a mirar por ahí a ver si proporcionan algún beneficio, por que algo tendrán no? Veremos.

Gracias por pasar.

Inga Luv dijo...

15 años. La terraza de un bar en la Bonanova de Barcelona. Él y yo. Primera cita. Pasa una paloma y se caga sobre mi cabeza. No dije ni mú. Él tampoco.
No nos volvimos a ver.

¡Alfileres de diez metros pondría yo! :)

R. Laó dijo...

jajaj.. Inga Luv, qué cosas te pasan, ya es mala suerte. Pero no te preocupes porque a alguno se les cagó Cupido directamente..jajaj

Un beso.

S. dijo...

Me ha entrao de tó.Que se comieron los huevos?ahhhh por dios,que malas son,para que luego simbolicen la paz,que ascooo

R. Laó dijo...

S., pues imaginate lo que me entró a mi cuando el fontanero del barrio me dijo que cuando fueran pichoncitos se los diera a él para comérselos!!! Aaaggggg!!

Esto se está empezando a poner un poco escatológico, jajaj..

Un beso.

Inga Luv dijo...

¡Uy, lo de Cupido es mucho más grave! (dónde vas a parar)

Un beso!

Ana Rodríguez dijo...

Vaya, estoy realmente sorprendida con la foto XD, en mi vida había visto cosa igual. Parece Espinete.
Es que los excrementos de ciertos bichos pueden llegar a ser muy peligrosos, sobre todo si se depositan en lugares indeseados.
A mi madre le cagó una gaviota encima, a la madre de un amigo mío, una cigüeña (todavía no me lo explico), y a mí, bueno, ejem, a mí me meó un perro en el pie, pero eso mejor no comentarlo.

R. Laó dijo...

Ana Rodríguez, es lo que tiene la naturaleza, los pobres animalitos se lo hacen en cualquier momento y donde les coje el apretón. Pero jode.

Gracias por pasar.