martes, 17 de marzo de 2009

Las cuatro verdades

Candado.

¡Lo voy a llamar y le voy a decir las cuatro verdades, faltaría más!. ¿Alguna vez habéis estado en esa situación en la que nos enfadamos con alguien y nos gustaría tenerlos delante para decirles cuatro cosas? Muchas veces usamos para ello esa frase tan recurrente de "las cuatro verdades".

Bien, pues menos mal que sólo es un recurso dialéctico porque si las tuviéramos que decir literalmente, más de uno, entre los que me incluyo, se vería abocado a reconocer su ignorancia.

Las cuatro verdades -y el óctuple sendero-, las expuso Buda en el sermón de Benares, un día que venía iluminadillo y las soltó así, como el que no quiere la cosa:

"La primera Noble Verdad es dukkha, la naturaleza de la vida es sufrimiento. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento.

La segunda Noble Verdad es el origen de dukkha, el deseo o "sed de vivir" acompañado de todas las pasiones y apegos. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Origen del Sufrimiento. Es el deseo que produce nuevos renacimientos, que acompañado con placer y pasión encuentra siempre nuevo deleite, ahora aquí, ahora allí. Es decir, el deseo por los placeres sensuales, el deseo por la existencia y el deseo por la no existencia.

La tercera Noble Verdad es la cesación de dukkha, alcanzar el Nirvana, la Verdad absoluta, la Realidad última. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad de la Cesación del Sufrimiento. Es la total extinción y cesación de ese mismo deseo, su abandono, su descarte, liberarse del mismo, su no dependencia.

La cuarta Noble Verdad es el Sendero que conduce al cese del sufrimiento y a la experiencia del Nirvana. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sendero que conduce a la Cesación del Sufrimiento. Solamente este Óctuple Noble Sendero; es decir, Recto Entendimiento, Recto Pensamiento, Recto Lenguaje, Recta Acción, Recta Vida, Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Concentración."

En fin, que hacía tiempo que quería saber cúales eran y esta noche me dió por buscar.


9 comentarios:

Yandros dijo...

Bueno es saberlo. Ahora flata saber como se consiguen todos esos Rectos. Aunque con la espalda que tenemos hoy en dia mal vamos.
Es curioso, en el mundo oriental el 8 es el número casi sagrado no? Como lo del 8-8-2008 para las olimpiadas. En el nuestro es algo así como el 12 no?
PAra los griegos era el 5 el pentágono, el quinto elemento...
Ni`para los números nos ponemos de acuerdo...
Un saludo R.Laó!!

S. dijo...

Nirvana era un grupo cuyo cantante se suicidó.(esto sí que es un chiste malo R.laó)
Lo cierto es,que cuando llega el momento de decir las 4 verdades a alguien,no decimos ni una.
Me gusta la segunda verdad,esa sí que es interesante.
Un beso)

Miguel Ángel dijo...

Amigo Rafael: Hoy que no me siento comprendido, vamos (ahora que no nos oye nadie) que no me comprendo, releeré tu post muchas veces, casi como un mantra, para ver si me entero.
Buenas tardes, amigo.

i met you dijo...

Me ha impresionado la foto, dice, encierra mil veces mil verdades.

un beso

R. Laó dijo...

Yandros la verdad es que esos Rectos son demasiado rectos creo yo. Me recuerda a la oración de San Francisco. Lo de los números podría dar para un nuevo post, te animas?.
Gracias por venir desde tu torre.

R. Laó dijo...

S., claro que sí, la segunda, pero ten en cuenta que es el origen de la primera. Ya sabes, el precio.
Un beso.

Miguel Angel, una amiga común me dijo un día desde su reserva de primates que si no comprendo a lo mejor es que no hay nada que comprender. Creo que tenía razón.
Un abrazo.

i met you, una vez vi un cuadro que representaba a un hombre solitario y desnudo sentado sobre una maleta. Como lo seguí viendo muchas veces, pensaba sobre lo que guardaría dentro, qué cosa encerraba. No lo sabré nunca. Me quedé con lo que aprendí mirándola.
Un beso

Jack Daniel's dijo...

No, si al final te veo con una túnica anaranjada recorriendo el barrio, ya verás.
Yandros: para la Cábala, el número por excelencia era el tres. En "Cien años de soledad" aparece reiteradamente y hay incluso un estudio sobre los signos cabalísticos que impregnan toda la novela.

Miguel Ángel dijo...

Rafael: Lo comprendo bién, porque tengo mucho que comprender, en la misma medida que me he expresado mal.
A veces, o todas las veces, es el comprtamiento personal el que proclama la rectitud.
Hablar, sentir y actuar del mismo modo es el paradigma de la honestidad/rectitud.
Pero también un anhelo porque ningún humano puede evidenciar esa exquisita pulcritud. No somos robot.
Pero en la compasión por las faltas propias y en la compasión con quien las padece, al menos, nos dignifica.
Y en esa actitud, afortundamente para nosostros, conocemos a muchos intentándolo. Y proclamar esto es proclamar una pública felicidad.
No nos vemos a nosostros mismos cuando alguien hace el bién sino cuando está intentando hacerlo.
Un abrazo.

El Titanic, también se hundió dijo...

Oye... pues buen trabajo con tu busqueda, porque nos has iluminado a todos... la proxima que diga la muletilla de las "cuatro verdades" a buen seguro que me acordaré de tí.