martes, 3 de marzo de 2009

De pañuelos

Para seguir adelante.

Hace unos años que en el mundo del fútbol se puso de moda el término "carrilero". Obedece a la situación que ocupa determinado jugador en el carril -lateral- derecho o izquierdo y al trayecto que recorre en el terreno de juego. Los que poseen las cualidades necesarias para el puesto son pocos, solicitados, caros y objeto de deseo de los mejores clubes del mundo. Se pagan verdaderas fortunas por sus traspasos -más de treinta millones de Euros se pagó este mismo verano por uno de ellos-, tienen sueldos astronómicos -cosa de la que no es que yo esté en contra-, coches elegantísimos, son admirados y hasta idolatrados.

Existe a la vez otro tipo de carrileros con distinta fortuna que éstos. El que hoy viene a mi blog suele tener su base pegada al pié de un semáforo, allí descansa su bolsa con el género para la venta diaria mientras camina arriba y abajo al ritmo que le marcan las luces verdes y rojas -amarillas poco tiempo-, vendiendo su mercancía a los conductores, siempre con una sonrisa.

A veces puedo ver cómo algunos suben las ventanillas cuando lo ven acercarse sin ni siquiera volver la vista cuando les hace un gesto para que atiendan al ofrecimiento, pero él siempre sonríe y nunca olvida un "grasia sinió" que deja clavado en la conciencia de quienes le desprecian.

Con sus viejos zapatos ha labrado un carril que sólo pisa él y que se acentúa con el paso del tiempo. Con calor, lloviendo o con frio siempre está en su sitio, nunca le pilla la jugada de espaldas, intentando meterle a la vida un gol, de pañuelos.

6 comentarios:

S. dijo...

Hola!gracias por pasarte por mi blog.
También he contemplado cómo suben las ventanillas algunos cuando los ven venir.
Yo,las bajo,y al que me pilla siempre en el mismo semáforo al salir de trabajar,que está en el hospital macarena,le ofrezco la fruta de mi almuerzo.Nunca me ha dicho que no,ni él ni muchos otros.
Y siempre, te regalan una sonrisa,en mi opinión,mucho más verdadera que muchos carrileros endiosados y admirados por corderitos que no saben ver más allá de sus narices.
Ea!ahí lo he dejado todo dicho!jajaja qué alivio!

El Titanic, también se hundió dijo...

Hola, gracias por tu comentario! me gusta como escribes. A mi si me parece indigno el sueldo que se les paga a los futbolistas, amén de que si lo cobran, será porque generan sus correspondientes ingresos, lo cual dice algo de esta sociedad (en la que vergonzosamente me incluyo). Todo lo que hay detrás de eso que dicen que es un deporte llamado futbol, apesta. En fin, esta todo igual de podrido por el dinero. Te seguire leyendo!

Miguel Ángel dijo...

Ese al menos tiene cesped para correr en paralelo. En la avda. Bueno Monreal se sortean la vida entre los coches y la ambulacias de Manuel Siourot.
Sin derecho de asilo, expoliados por las mafias de la patera y de las de los dichosos clinex, la frontera Schengen caerá como cayeron todos los muros en la historia.

R. Laó dijo...

S., vaya si te has quedado a gusto, me alegro de que hayas venido por mi blog, te espero por aquí. Saludos

R. Laó dijo...

El Titanic, el futbol me venía bien por el simil del carril pero no es el único sitio en donde se mueven cantidades desproporcionadas de dinero. Como bien dices, todo está igual de podrido. Gracias por pasar

R. Laó dijo...

Miguel Angel, jugarse la vida entre coches y ambulancias creo que será lo de menos para ellos teniendo en cuenta cómo se la juegan para venir. Una pasada. Gracias por tu comentario.