martes, 31 de marzo de 2009

Sabiduria popular

Estás avisado.

Hombre, uno ha visto muchas veces esos carteles que avisan de que te puedes manchar si tocas alguna cosa -me acuerdo de aquellos chistes del TBO en los que un señor se sentaba en un banco del parque recién pintado y se levantaba con el traje a rayas-, como aquéllos en que se pone "ojo pinta", en los que se aprovecha la composición que presentan las letras y se dibuja un puntito en cada una de las oes que los hace más llamativo y graciosos, pero avisar de que algo pincha me parece de lo más insólito ya que algo que pincha ya se ve sin necesidad de cartelitos. Cuando vi éste lo primero que pensé, y no me da corte decirlo, es que habían metido alfileritos por el revés de las zapatillas dejando las puntas por fuera para que cuando alguien las tocara se llevase el pinchacito. (¿Decíamos psicoanálisis?, pues ahí tenéis)

La cosa, como es normal, no pasaba de ser una broma de alguna dependienta con ganas de guasa. Claro que teniendo en cuenta que cosas más raras ya ha visto uno, pues ya casi no queda margen para la sorpresa. Por ejemplo, lo que le hicieron al pobre Daoiz, todo un héroe del 2 de Mayo, que se encontraba indefenso ante las cagadas de las palomas que pululan por los alrededores del monumento que Sevilla le dedicó a su memoria.

Cualquier resquicio que pudiera ser aprovechado por las palomas para posarse ha sido cubierto con púas de alambre hasta el punto que si la miras de cerca lo único que te llama la atención son los pinchos -no he podido tomar una foto de la cabeza, el móvil no da para tanto, pero os aseguro que es de risa-. Y las palomas picoteando por el suelo sin entender nada del desahucio.

(Las dos fotografías de los detalles: Anual. Wikimedia Commons)

El invento es, cuando menos, eficaz, aunque estéticamente deja mucho que desear, pero así es la sabiduría popular, ¿se arregló el problema? pues venga, a otra cosa.

viernes, 27 de marzo de 2009

El blog, elemento para el psicoanálisis?

Souvenir.

El psicoanálisis es un método de investigación que consiste esencialmente en evidenciar la significación inconsciente de las palabras, actos, producciones imaginarias (sueños, fantasías, delirios) de un individuo. Este método se basa principalmente en las asociaciones libres del sujeto, que garantizan la validez de la interpretación. La interpretación psicoanalítica puede extenderse también a producciones humanas para las que no se dispone de asociaciones libres. Wikipedia

Visto esto, ¿se podría analizar psicológicamente a un individuo a través de su blog?

Y si es así, ¿quién debería rellenar el perfil personal, el autor o el psicoanalista?

Y el autoanálisis?

jueves, 26 de marzo de 2009

"Secta"

La nariz del metro.

-"Yo pertenezco a una secta". ¿Cuántos de nosotros afirmaríamos esto sin temor a que nuestro interlocutor frunza el ceño y nos mire como a un bicho raro y hasta peligroso?.

Hay palabras que están malditas sin ninguna razón lógica, simplemente porque las asociamos a asuntos tenebrosos a fuerza de ser oídas relacionadas con éstos.

Si un grupo sectario de cualquier religión o ideología promulga consignas y actitudes que no van de acuerdo con las formas morales establecidas y además procelitiza con ellas, entonces usamos el término "secta" dejando caer sobre él nuestro rechazo y a veces nuestra indignación si los actos provocados por éstos sobrepasan lo meramente ideológico para situarse en un plano delictivo -cosa que a veces sucede-.

Sin embargo, si lo que hace es llevar a cabo una serie de ideas coherentes, su trabajo repercute en beneficios para la sociedad y hace práctica de una intachable conducta, entonces decimos que son un grupo de personas que se desligaron de tal o cual asociación porque dada la política interna que la rige nunca hubieran podido trabajar desde élla. Sin más. ¿Dónde y cuándo usamos aquí la palabra "secta"?.

Y en el mundo de la política, cuando un grupo de militantes disiente de la forma en que actúa su partido y forman su propio grupo independiente de éste -doctrina ideológica que se diferencia e independiza de otra-, los llamamos grupos renovadores en unos casos, o grupos disidentes en otros. Pero la palabra "secta" no aparece nunca asociada a estos grupos.

Veámos lo que dice el diccionario de la Real Academia Española:
secta.
(Del lat. secta).


1.
f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica.

2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.

3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.
Unicamente encontramos una palabra -falsa-, con connotaciones negativas, pero tenemos dos definiciones de tres que a mi me parecen de lo más normal. ¿Por qué entonces no es tan normal su uso?

Parece que hasta quien se encargó de transcribirla del Latín al Castellano, pasó sobre ella de puntillas.

Cosa de las ideas asociadas, supongo.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Chris Gilmour

FORD (hot rod) cardboard and glue life size 2003

Ya veis, a Chris Gilmour -Stockport (GB) 1973-, también le gusta jugar con cartones, sólo que lo hace profesionalmente y de manera extraordinaria. Vaya, que es un artista "realmente" bueno.

En su página podéis admirar un montón de obras, a tamaño natural, y dar una vuelta por los trabajos que tiene en desarrollo. "click"


Ya me diréis.

sábado, 21 de marzo de 2009

Primavera

Azahar.

Puntual a la cita, igual que una novia ilusionada, la flor de Azahar abrió por fin sus pétalos para dar la bienvenida a la primavera.

En Sevilla, l
a primavera es otra cosa. En éstos días, cuando sales a la calle, presientes que algo está pasando, hay algo en el ambiente que te dice que ha llegado la hora. El olor a Azahar inunda todos los rincones, el espíritu parece tomar aliento después del frio invierno y una luz brillante acompaña a los días que cada vez demoran más su ocaso. Muy pronto se mezclará con el olor a incienso, cuando irrumpan las trompetas con sus sones de marchas ensayadas al abrigo de meses de ilusionante espera y el capataz llame a la primera "levantá". Allí estará Sevilla, como siempre, ansiosa por disfrutar hasta el infinito del festival para los sentidos en el que se convierte esta ciudad.

Cuando la última cofradía del Domingo de Resurrección se recoja en su templo y antes de que se enfríen los cirios del palio, ya olerá a feria. Aún quedarán dos semanas, pero olerá a feria. Y a pescaíto frito en la noche del "alumbrao", que supone el pistoletazo de partida a una semana en la que la ciudad se traslada a esa metrópolis efímera de toldos y tablaos que cada año se levanta para alegría y regocijo de los que también supieron esperar pacientes para disfrutar de la Sevilla que más les gusta.

Se vive intensamente, porque, al igual que esa urbe entoldada, esta estación es más efímera aquí que en cualquier otro sitio. En nada, casi sin darnos cuenta, se presentará el calor y repetiremos aquello tan redicho de "es que aquí pasamo del frio a la caló de un día pa otro". Pero así es Sevilla y mientras eso ocurre, al margen de la Semana Santa y la Feria -cosas que no me atraen demasiado-, espero poder disfrutar de una preciosa primavera.

Que la disfrutéis también. Tened en cuenta que será la única este año.

jueves, 19 de marzo de 2009

Dos heridas

Dos heridas.

Las fotos del blog


He añadido un gadget con las fotos en blanco y negro que voy publicando en el blog, de esta forma las podéis ver todas juntas en Picasa. "click"

Ahora me tocará actualizar el álbum cada vez que publique pero merecerá la pena. Creo yo. No sé. A lo mejor no.


martes, 17 de marzo de 2009

Saimaza

Fachada principal

Desde 1937, esta casa sevillana de la calle Goyoneta fué la sede social de la empresa de cafés Saimaza. Su fundador, Joaquín Sainz de la Maza, abrió su primera tienda en 1908 y veinticinco años más tarde ya figuraba como tercer importador nacional de café. Una vez fallecido éste, tomaron la dirección de la empresa sus hijos, Joaquín y José, que en 1982 inauguran una de las fábricas más modernas y de más avanzada tecnología de Europa, en la localidad de Dos Hermanas, Sevilla.

En 1983, deja de ser una empresa familiar -yo trabajaba en el estudio técnico de la empresa de publicidad que llevaba la cuenta- y pasa a manos de General Foods Corporation -a tomar por culo la cuenta-, que la mantienen hoy en día.

En la actualidad, lo que en su día fuera la sede de una de las empresas más importantes de Sevilla, sobrevive entre la soledad de unos muros que ya dejaron de oir sobre tratos y negocios cafeteros y que como muestra de la decoración al uso de la época, nos ha legado éstos formidables mosáicos de cerámica que adornan la fachada.



No sé dónde acabarán estos mosáicos cualquier día, porque, con y sin crisis, el negocio inmobiliario no entiende de sentimientos y puede terminar arrasando con éste icono de la historia del comercio de la ciudad, de la publicidad, de Sevilla y de los sevillanos. Ya lo veremos.

Las cuatro verdades

Candado.

¡Lo voy a llamar y le voy a decir las cuatro verdades, faltaría más!. ¿Alguna vez habéis estado en esa situación en la que nos enfadamos con alguien y nos gustaría tenerlos delante para decirles cuatro cosas? Muchas veces usamos para ello esa frase tan recurrente de "las cuatro verdades".

Bien, pues menos mal que sólo es un recurso dialéctico porque si las tuviéramos que decir literalmente, más de uno, entre los que me incluyo, se vería abocado a reconocer su ignorancia.

Las cuatro verdades -y el óctuple sendero-, las expuso Buda en el sermón de Benares, un día que venía iluminadillo y las soltó así, como el que no quiere la cosa:

"La primera Noble Verdad es dukkha, la naturaleza de la vida es sufrimiento. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento.

La segunda Noble Verdad es el origen de dukkha, el deseo o "sed de vivir" acompañado de todas las pasiones y apegos. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Origen del Sufrimiento. Es el deseo que produce nuevos renacimientos, que acompañado con placer y pasión encuentra siempre nuevo deleite, ahora aquí, ahora allí. Es decir, el deseo por los placeres sensuales, el deseo por la existencia y el deseo por la no existencia.

La tercera Noble Verdad es la cesación de dukkha, alcanzar el Nirvana, la Verdad absoluta, la Realidad última. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad de la Cesación del Sufrimiento. Es la total extinción y cesación de ese mismo deseo, su abandono, su descarte, liberarse del mismo, su no dependencia.

La cuarta Noble Verdad es el Sendero que conduce al cese del sufrimiento y a la experiencia del Nirvana. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sendero que conduce a la Cesación del Sufrimiento. Solamente este Óctuple Noble Sendero; es decir, Recto Entendimiento, Recto Pensamiento, Recto Lenguaje, Recta Acción, Recta Vida, Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Concentración."

En fin, que hacía tiempo que quería saber cúales eran y esta noche me dió por buscar.


domingo, 15 de marzo de 2009

Mis cuadros en 3D

Ventana azul.

Los que venís a visitarme y a leer pacientemente mis tonterias, ahora tenéis otra cosilla más para ver. Como habréis podido observar he añadido un gadget con mis cuadros en 3D. Están realizados exclusivamente con cartón -de cajas usadas, de envases de huevos,..-, papel de periódico, papel higiénico, cola y restos de pintura de lata, de esos que se van guardando por si algún día.

Los materiales me salieron bastante baratos, verdad? En una palabra, yo diría que esto más que arte es reciclaje, o muy pocas ganas de bajar la basura.

Las imágenes fueron tomadas con una cámara de vídeo, de ahí su falta de calidad. Espero que os gusten.

jueves, 12 de marzo de 2009

Campo de moras -III-

Sombra.

Al llegar a la Plaza Vieja tomábamos la calle Real hasta la carretera que
conduce al cementerio. Allí se acababa el pueblo de los vivos, o casi, porque aún quedaban algunas casas salpicadas a los lados, en una de las cuales se sostenía un cartel azul con letras blancas que indicaba que en esa dirección se llegaba al pueblo vecino, a pocos kilómetros. Antes, más cerca, el cementerio, pero no había señal que lo indicara. No hacía falta.

El silencio -lo recuerdo muy bien-, roto por nuestras pisadas de caminar tranquilo, nos acompañaba hasta un camino flanqueado de naranjos que servía de puente entre la solitaria carretera y la deseada sombra que nos esperaba fresca tras una cancela sobre la que se podía leer, siguiendo el arco de la entrada y con letras de azulejos: "Cementerio de San Sebastián". Una estancia a la izquierda, para atender a los visitantes o a los familiares de los fallecidos en día de entierro y otra a la derecha, donde mi tío guardaba herramientas, lápidas viejas y otros utensilios sin uso, formaban el cuerpo de la entrada. El resto, como todos, una tapia circundante y espacio, mucho espacio.

Tras los naranjos que hacían hilera a los lados del camino, los eucaliptos -algunos con dos troncos principales-, conformaban el perfecto escenario de mis juegos de niño. Al lado mismo de los eucaliptos, las radiantes hojas de las moreras se balanceaban con la suave brisa de la mañana mientras en el suelo se desparramaba un manto de frutos morados, desprendidos de la madre que los alimentó hasta su reciente estado maduro.

Dentro quedaban los cipreces. Vigilantes. Encauzadores de las almas viajeras. Per secula saeculorum.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Vázquez

By Vázquez.

Acabo de agregar a mi lista de blogs a "Fan de Vázquez". En su blog he pasado un buen rato mirando y recordando a Manuel Vázquez (1930-1995), a mi modesto entender un genio de la historieta de este país. Lo que queráis saber sobre él no os lo voy a contar yo, mejor un clic en el enlace y que os lo cuente el autor del blog, que tiene mayor conocimiento, una recopilación de datos y documentación muy interesante y además, es el que se lo ha currado.

By Vázquez.

martes, 10 de marzo de 2009

Abraxas

Acto de presencia.

La única referencia de "Abraxas" que guardaba en el archivo de mi memoria era la de una portada de disco, una palabra extraña, unas canciones... y poco más. En realidad nada más. En el año 1970 -yo lo conocería un poco más tarde- se editaba el álbum "Abraxas", del formidable Carlos Santana (Samba pa ti, Mujer de magia negra, etc...), que como digo, era el único vínculo o conocimiento que tenía de ése término que resultó ser un nombre. Más tarde.

Eso sucedió cuando leí "Demián" -Hermann Hesse- y vinieron a mis ojos estas letras:

"¡Piénselo usted, Sinclair! Tiene usted diez y ocho años y no corre usted detrás de las prostitutas. Tiene usted que tener sueños y deseos amorosos. Y quizá le asusten a usted. ¡No los tema! ¡Son su mejor patrimonio, créame! Yo he perdido mucho por haberme empeñado en yugular tales sueños cuando tenía su edad. No debe hacerse tal cosa. Sobre todo cuando se ha sabido ya de Abraxas. No debemos temer ni creer ilícito nada de lo que nuestra alma desea en nosotros.

-Pero tampoco es posible hacer todo lo que a uno se le ocurre, -objeté asustado-. No se puede matar a alguien simplemente porque nos es desagradable.

-En determinadas circunstancias, también. Ahora bien que, por lo general, sería un error."

Entonces me puse a mirar quién era ese tal "Abraxas". Para mi sorpresa encontré algo a lo que ya venía dándole más de una vuelta. Yo no puedo ver con claridad que exista un Dios hacedor de todo lo bueno y un Diablo responsable de todas las calamidades. El concepto de dualidad es algo que tengo meridianamente claro. El bien y el mal, las dos caras de una misma moneda.

Lo que encontré, entre otros artículos, os lo traigo aquí a modo de información.

"La palabra Abraxas (o Abrasax o Abracax, del griego ἄβραξας) era un término que se grababa en ciertas piedras antiguas, llamadas Piedras Abraxas, y que las sectas gnósticas solían usar como talismán. Se creía que Abraxas era el nombre de un dios que representaba el Bien y el Mal, un dios y deidad adorada y un demonio temido en una única entidad."

"Abraxas es el dios que es difícil conocer. Su poder es el supremo, pues el hombre no lo percibe en absoluto. El hombre ve el summun bonum (bien supremo) del sol y también el infinun malum (mal infinito) del dialblo, pero no ve a Abraxas puesto que es la vida indefinible misma, que es la madre de lo bueno y lo malo.

Lo que es dicho por el Dios sol es vida. Lo que es dicho por el diablo es muerte. Sin embargo Abraxas pronuncia la palabra venerable y la maldita que es al mismo tiempo la vida y la muerte.

Abraxas genera la verdad y la falsedad, el bien y el mal la luz y la sombra con la misma palabra y la misma creación. Por lo tanto, Abraxas es verdaderamente el terrible. Es la plenitud que se une a la vacuidad. Es la sagrada unión, es el amor y la muerte de él es el santo y su traidor, es la luz más brillante del día y la más oscura noche de locura. Así el terrible abraxas, ante él no existen preguntas ni respuestas, es la vida de la creación, es la actividad de la diferenciación, es el amor del hombre, es la palabra del hombre, es tanto el resplandor como la sombra oscura del hombre."

jueves, 5 de marzo de 2009

Nerón Vs. Sombrerito

La Vanguardia 14-2-1898

De verdad que todavía no salgo de mi asombro.

Uno ve una corrida de toros y bueno al fin y al cabo lo estás viendo desde pequeño y si no eres de los que abiertamente se oponen a ellas, pues como que te da igual. Se pasa mal por el animal (el toro), pero de ahí no pasa. Ya digo, uno acaba acostumbrándose a todo. Y no voy a entrar a valorar si toros sí o toros no, porque ni es éste el sitio ni yo tengo muchas ganas.

Pero lo que no me podía imaginar -ignorante de mí-, es la noticia que me encuentro por verdadera casualidad en las páginas de La Vanguardia del catorce de Febrero de 1898.

Tal y como se puede ver arriba, el suceso del día en Madrid lo protagonizaron un toro de lidia y un elefante, a los que enfrentaron en una plaza de toros para deleite del personal, que además llenó por completo la plaza para presenciar el evento. Con dos cojones.

Me da la impresión por lo leído en la crónica que los mismos animales estaban estupefactos con la situación. Me los veo mirándose el uno al otro y preguntándose dónde estará la cámara oculta. De los que organizaron la fiestecita prefiero no decir nada.

El resto de la crónica del "festejo" puedes leérla aquí. No te la pierdas.

Y de esta salvajada no hace tanto. Vamos, que pudo verlo mi abuelo.

martes, 3 de marzo de 2009

De pañuelos

Para seguir adelante.

Hace unos años que en el mundo del fútbol se puso de moda el término "carrilero". Obedece a la situación que ocupa determinado jugador en el carril -lateral- derecho o izquierdo y al trayecto que recorre en el terreno de juego. Los que poseen las cualidades necesarias para el puesto son pocos, solicitados, caros y objeto de deseo de los mejores clubes del mundo. Se pagan verdaderas fortunas por sus traspasos -más de treinta millones de Euros se pagó este mismo verano por uno de ellos-, tienen sueldos astronómicos -cosa de la que no es que yo esté en contra-, coches elegantísimos, son admirados y hasta idolatrados.

Existe a la vez otro tipo de carrileros con distinta fortuna que éstos. El que hoy viene a mi blog suele tener su base pegada al pié de un semáforo, allí descansa su bolsa con el género para la venta diaria mientras camina arriba y abajo al ritmo que le marcan las luces verdes y rojas -amarillas poco tiempo-, vendiendo su mercancía a los conductores, siempre con una sonrisa.

A veces puedo ver cómo algunos suben las ventanillas cuando lo ven acercarse sin ni siquiera volver la vista cuando les hace un gesto para que atiendan al ofrecimiento, pero él siempre sonríe y nunca olvida un "grasia sinió" que deja clavado en la conciencia de quienes le desprecian.

Con sus viejos zapatos ha labrado un carril que sólo pisa él y que se acentúa con el paso del tiempo. Con calor, lloviendo o con frio siempre está en su sitio, nunca le pilla la jugada de espaldas, intentando meterle a la vida un gol, de pañuelos.

domingo, 1 de marzo de 2009

Esto si que es una reivindicación

Y con tu pan te lo comas.