jueves, 12 de febrero de 2009

La número doce

Un detalle del mosaico del Ramón Sánchez Pizjuán.

Quince años después ha vuelto la Selección Española de Fútbol al estadio Ramón Sánchez Pizjuán, al sitio al que incompresiblemente dejó de asistir para jugar sus partidos, al estadio en el que nunca perdió y que ha hecho valer de nuevo su condición de talismán para el equipo nacional.

El rival era Inglaterra. Temido en otros tiempos, pero a día de hoy y ante la Campeona de Europa cualquier equipo parece eso, cualquier equipo.

La última vez que la Selección jugó en el estadio del Sevilla F.C. tuve la suerte de poder asistir a un encuentro lleno de tensión, ante Dinamarca, en el que nos jugábamos la clasificación a un Mundial. Esta vez ha sido un amistoso, pero para mi ha sido la ocasión de ver en directo a una Selección Española que verdaderamente nos hace disfrutar con su juego -muy bien todos, genial Xavi-.

Y la número doce, pues como siempre. Colorista, cachonda, animosa... después de todo, sólo era un amistoso.

No hay comentarios: