lunes, 9 de febrero de 2009

Domingo de sol

Cuando la lluvia se toma un respiro.

Sevilla es una ciudad acostumbrada al buen tiempo. Tenemos muchos días de sol al año. Aquí normalmente se vive la calle, pero en cuanto caen cuatro gotas la falta de costumbre hace que nos quedemos en casa, y si la lluvia se prolonga por días, se echa de menos el sol y la luz a la que estamos tan habituados. Por eso cuando la lluvia se toma un respiro salimos pitando a buscar el calorcito -como hacen estas palomas de la foto- que nos vuelva a poner el cuerpo en su sitio. Aunque sólo sea un ratito.

La foto es del domingo ocho de Febrero.

2 comentarios:

i met you dijo...

sol y calorcito! QUE RICO!
beso

R. Laó dijo...

i met you, un solecito que alimenta. Un beso.