miércoles, 25 de febrero de 2009

En el suelo ocurren cosas -IX-

Más fuerte que la piedra.

Sólo yo permanezco tranquilo, sin mostrar deseos;

Como un niño que todavía no es capaz de sonreír;

Desamparado, sin hogar.

Los demás viven en la abundancia:

Sólo yo parezco necesitado.

Mi espíritu es posiblemente el de un loco,

¡Tan ignorante y confuso!

Los vulgares resultan brillantes:

Sólo yo parezco gris.

Los vulgares saben discernir:

Sólo yo parezco torpe;

Indiferente, como quien se oculta;

A la deriva, sin asidero alguno.

Todo el mundo parece tener algo que cumplir;

Sólo yo parezco ser inepto y desmañado;

Sólo yo soy distinto de los demás.

Pero encuentro paz y soporte en la Madre que me nutre.


LAO TSÉ -Tao Te Ching ( Libro del Tao)-

2 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Cuando algunos juncos crecen van sobrados de fortaleza.

R. Laó dijo...

Miguel Angel, arropados al abrigo del Juncal querido amigo. Gracias por pasar