lunes, 19 de enero de 2009

Café-Bar Marigalante

Café-Bar Marigalante.

Marigalante. Así llamaban los marineros a la "nao capitana" durante la primera expedición de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo. Su verdadero nombre, por el que mejor se la conoce, es La Santa María, aunque parece que originariamente fue llamada La Gallega porque probablemente se construyó en Galicia. A este respecto existen otras opiniones más o menos fundadas que afirman que fue construida en Cantabria o El Puerto de Santa María.

Era la mayor de las tres naves -la Pinta y la Niña eran carabelas-, la de mayor carga y por tanto la más lenta y puso fin a sus días de navegación el 25 de Diciembre de 1492 al quedar encallada en lo que hoy conocemos como Haití. Sus maderos sirvieron para levantar una torre y una fortaleza que fue la primera construcción occidental en América y recibió el nombre de "Villa Navidad" por la fecha en que sucedieron tales hechos.

Marigalante es también el nombre de un Café-Bar en Sevilla -calle Baños, 60-, que descubrí cierto día cuando la tripa empezaba a avisarme de la hora del desayuno. Un azulejo que reproduce a la nave -al frente según se entra- y un original logotipo inspirado en una sirena soplando una caracola lo vinculan a su nombre.

Reconozco que soy un poco "raro" y encontrar un sitio de mi gusto en el que sentirme cómodo aunque sólo sea para desayunar es algo que a veces me resulta difícil, pero el Marigalante es uno de esos cafés con personalidad propia que ya sea por su concurrida clientela -muy cerca se encuentra el Conservatorio Superior de Música-, por sus exposiciones de pintura o fotografía, o por su singularidad a la hora de llamar media tostada a una tostada entera, no deja indiferente a nadie.

Nunca he ido después de caer la tarde pero sé que los viernes por la noche se ofrecen conciertos -Jazz, Blues...-, e incluso últimamente contaron con la representación de un grupo de Poesía escénica.

Merece la pena visitarlo.


No hay comentarios: